Un espacio de inspiración. De y para personas.
¿Actitud o aptitud en el trabajo?

¿Actitud o aptitud en el trabajo?

  • diciembre 19, 2019

¿Estudios, esfuerzo o experiencia? ¿Qué es más importante para alcanzar éxito en el trabajo? En el proceso de selección los estudios son algo muy valorable, así como las aptitudes con las que se está dotado, pero no olvidemos que con esfuerzo y práctica también pueden desarrollarse. ¿Y la actitud? ¿Es fundamental para el desempeño del día a día? Esta y la cultura corporativa deben encajar para tener una buena relación laboral.

Cada vez más los conocimientos comparten relevancia con las cualidades personales y la motivación en una entrevista de trabajo. De hecho, en los últimos años en el CV se incluye una explicación sobre las actitudes y aptitudes del candidato, lo que ayuda a conocer mejor a la persona que formará parte del equipo. Pero ¿es solo una moda pasajera o sirve para algo?

Lo cierto es que se trata de algo realmente útil. En un sector como el de Recursos Humanos, en el que es el software el que hace una primera selección de candidatos a través de palabras clave, definir actitudes y aptitudes en el CV es clave.

Párate a pensar por un momento: ¿cómo es de importante para tu empresa que las personas que forman parte del equipo encajen con la cultura corporativa? La respuesta nos hace ver el papel fundamental que juega la actitud. Que el candidato disponga de las aptitudes y actitudes necesarias para adaptarse a situaciones cambiantes es esencial. Habilidades como que sea proactivo, creativo, hábil digitalmente, que valore el esfuerzo, que se sepa organizar y trabajar en equipo…

¿Y cuáles son las actitudes y aptitudes más demandadas? Estas varían con los años. Por lo que hay que actualizarse sobre lo que requiere el mercado. Por eso es tan importante que los candidatos sean sinceros a la hora de indagar sobre lo que pueden ofrecer cada uno al respecto, o bien que se prepararen para ello. Realmente no tiene sentido “engañar” en el CV: en caso de ser contratado, será el día a día el que se encargue de demostrar que la relación profesional-empresa no funciona. Lo mejor siempre es elegir trabajar en empresas afines a cómo es uno o a cuál es el propósito que uno tiene en la vida.

¿Actitud o aptitud?

Por actitud se entiende cómo nos enfrentamos cotidianamente al trabajo y sus problemas. Tiene que ver con cómo somos, pero también con lo que hemos aprendido en la vida. Pero ¿se puede aprender a ser positivo o proactivo? Sí, sin lugar a duda. Aunque no tanto otras cualidades como ser solidario o generoso. En una empresa se espera de cada trabajador que tenga una buena actitud, sea como sea su personalidad. Aunque la tendencia actual es la de mostrarnos en el trabajo tal como somos, sin adoptar “una faceta profesional”. Ser auténticos facilita las cosas, pero… ¿qué pasa entonces con los que son difíciles de tratar o no pueden mostrarse como tales?

La aptitud, en cambio, engloba nuestras habilidades profesionales, aquello en lo que somos buenos. Muchos puestos de trabajo requieren aptitudes específicas. Es importante, por tanto, tener claro cuáles son las de cada uno para encajar bien.

A la hora, por tanto, de hacer el CV, habría que enumerar lo que se sabe hacer bien. Pero también el cómo. Si en el CV no viene detallado, la entrevista nos servirá para hacer reflexionar al candidato sobre aptitudes como si es rápido trabajando o minucioso; si tiene facilidad para buscar soluciones e ideas, de pensar fuera de la caja; si reflexiona; si prefiere trabajar solo o en equipo… Valorar todo aquello que pueda ser relevante en el puesto de trabajo. Y cómo no, la capacidad para aprender nuevos temas o métodos.

Pero ¿son las aptitudes innatas? Todos nacemos con determinadas habilidades. La de aprender idiomas, visualizar abstracciones, destrezas manuales… Frente a ellas, podemos mostrar diferentes actitudes: desarrollarlas, minusvalorarlas, adaptarlas a los cambios… Todas las aptitudes necesitan esfuerzo y práctica para ser realmente buenas. La buena noticia es que sea lo que sea en lo que uno está o no dotado, se puede mejorar. De la misma forma que se puede trabajar la actitud y aprender a afrontar los problemas del día a día de una forma distinta. Así que: ¿cuál crees que más importante en el trabajo: actitud o aptitud?

Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Sobre nosotros

People First Banner

People first es un espacio de inspiración donde compartimos contenidos con un eje común: las personas. Desde distintas ópticas y sectores, abordamos distintos temas, tendencias y noticias de interés humano.

Newsletter

Inspírate con la newsletter de People first.

¡Suscríbete!

Síguenos en

Nuestros últimos tweets

×