Un espacio de inspiración. De y para personas.
Tipos de estrés, síndrome de Burnout y cómo superarlo

Tipos de estrés, síndrome de Burnout y cómo superarlo

  • junio 14, 2022

 

Tipos de estrés y el síndrome de Burnout

Somos muchos los que hemos sufrido los síntomas del estrés. Cuando se nos acumula el trabajo, las fechas límite cada vez están más próximas y las reuniones se alargan y amontonan, es normal empezar a sentir sensación de sofoco y alteración. Son síntomas de estrés, pero existen diferentes tipos de estrés. Hay positivos que nos ayudan a conseguir nuestras metas, pero también los hay de negativos que pueden desembocar en el temido “Síndrome de Burnout”.

Diferencias entre distrés y eustrés

El estrés es el término general que se atribuye a los efectos negativos que experimentamos cuando tenemos un exceso de tareas o situaciones que sobrepasan nuestros recursos. El cerebro reacciona revolucionando nuestro organismo y exprimiéndolo para rendir a más del 100%. Podríamos decir que pisa el acelerador de nuestro cuerpo. Cuando esto sucede pueden aparecer dos tipos de estrés: distrés o eustrés.

Eustrés

El eustrés es el llamado estrés bueno y beneficioso. Aquel que pueden sentir los atletas cuando empiezan una carrera, cuando empiezas un nuevo empleo o vas de vacaciones a un país que nunca has visitado. El eustrés provoca una mayor atención a todo lo que nos rodea y, hasta cierto punto, un mayor nerviosismo.

¿Qué efectos tiene el eustrés?

Cuando tenemos eustrés sentimos como la noradrenalina y adrenalina recorren nuestro cuerpo dándonos energía y vitalidad. También generamos dopamina y serotonina, que nos prepara para afrontar desafíos incrementando nuestra confianza y finalmente activamos los neuropéptidos. Unos potentes analgésicos que disipan el posible distrés.

Con estos efectos, vemos el eustrés como un estado positivo para nuestro cuerpo, pero como en todo, los excesos nunca son buenos. Mantener este estado de tensión durante demasiado tiempo desemboca en lo que llamamos estrés negativo, o distrés.

Distrés

El distrés aparece cuando notamos que una tarea o situación nos supera. O cuando hemos prolongado la situación de eustrés durante un período largo y nuestro cuerpo empieza a notar las consecuencias de esa sobreexcitación. Los síntomas pueden ser físicos o mentales, pues la glándula suprarrenal segrega cortisol provocando todo tipo de síntomas.

¿Cuáles son los principales síntomas del distrés?

Síntomas físicos: trastornos intestinales, dolores cervicales y/o de espalda, sensación de agotamiento, insomnio, temblores, cefaleas, presión torácica, palpitaciones o dificultades respiratorias, entre otros.

Los síntomas de índole psicológica son: sensación de ansiedad, pesimismo, pánico, alta irritabilidad, bloqueo mental, falta de memoria o abatimiento entre otros.

Estos síntomas afectan a nuestra conducta, desarrollo del empleo y, en general, a nuestra salud. Es importante poder identificar de forma prematura estos síntomas de estrés, o distrés, para no sufrir consecuencias más severas. La más peligrosa es el debilitamiento del sistema inmunológico. Hecho que puede causar que desarrollemos enfermedades, también crónicas.

 

Aparición del síndrome de Burnout

¿Qué sucede cuando sufrimos distrés durante un período de tiempo prolongado? Es muy posible que luego aparezca el síndrome de Burnout.

¿Qué conocemos del síndrome de Burnout?

El Burnout fue reconocido por primera vez por el psicólogo Herbert Freudenberger en 1974. Freudenberger observó en los trabajadores voluntarios de una clínica para personas adictas a las drogas y sin hogar que se sentían desmotivadas y emocionalmente agotadas. Si bien en un principio su actividad les era gratificante y se sentían satisfechos con su labor, en ese momento su mentalidad y carácter viró hacia el cinismo y la depresión. En ese momento, Freudenberger definió esta nueva dolencia, muy característica de la posmodernidad, donde el agotamiento prolongado por el exceso de trabajo acaba haciendo mella en la salud mental y física de las personas.

Detectar el pre-Burnout para evitar problemas mayores

La psicoterapeuta irlandesa Shiobán Murray relata en su libro The Burnout Solution qué síntomas deben encendernos la luz de alerta y hacernos acudir a un especialista. ¿Notamos que consumimos más bebidas alcohólicas o ricas en azúcar? ¿Estamos cansados todo el día, aunque durmamos las horas necesarias? ¿Nos sentimos deprimidos durante todo el día? Si nuestra respuesta es positiva en la mayoría de las situaciones, es posible que padezcamos pre-Burnout y debamos contactar con un especialista.

 

Principales síntomas del síndrome de Burnout

Podríamos diferenciar los síntomas del Burnout en físicos, mentales y de conducta.

Físicos: taquicardia, cefaleas, agotamiento, problemas intestinales, dolores de espalda y cuello, infecciones e inflamaciones derivadas de la debilitación de nuestro sistema inmunitario, además de problemas cardiovasculares como consecuencia del aumento de la presión arterial y la hipertensión.

Como efectos mentales y de conducta: sentimiento alicaído e irascibilidad, insomnio, inseguridad hacia el futuro, ansiedad, baja autoestima y mayores posibilidades de consumir alcohol o sustancias estupefacientes.

Fases del proceso de Burnout

Según el Instituto General de Seguridad e Higiene en el Trabajo español, las personas atravesamos 5 fases antes de llegar al punto de estar quemados.

Fase inicial o de entusiasmo. En esta fase experimentamos gran energía y expectación ante un nuevo puesto de trabajo. Alargando la jornada laboral las horas que hagan falta con mentalidad positiva.

Fase de estancamiento. En esta fase empezamos a notar los efectos del estrés. Sentimos que la relación entre el esfuerzo que hacemos y la recompensa conseguida no es equilibrada. No podemos satisfacer las demandas con los recursos que disponemos y eso nos desilusiona.

Fase de frustración. La desmoralización ya es patente y empezamos a notar un cambio en nuestro humor y conducta. Cualquier detalle nos irrita y afloran conflictos con compañeros de trabajo. En este punto pueden empezar a manifestarse los primeros síntomas físicos.

Fase de apatía. Penúltima fase antes de caer en el Burnout, en este punto nuestra actitud y conducta vira hacia el cinismo. No encaramos las tareas complicadas y preferimos evitarlas. Finalmente, no cuidamos el trato al cliente y su servicio es distante, mecánico y frío.

Fase de Burnout. En esta última fase se produce el colapso emocional de insatisfacción y frustración que repercute en nuestra salud. Estas consecuencias pueden ser tan graves que impliquen el abandono del trabajo. También debemos tener presente que estas fases tienen un carácter cíclico, es muy posible que, si hemos sufrido Burnout en un trabajo, volverlo a sufrir en otro empleo si no tratamos el problema.

Cómo superar el Síndrome de Burnout

Lo ideal es detectar el síndrome en sus primeras fases, pero cuando ya no es posible existen unas pautas y consejos que nos serán muy útiles. Por descontado, ponernos en manos de un especialista es el primer paso.

  • Se deben identificar cuáles son las causas primigenias del estrés y atajarlas.
  • Darnos tiempo para nosotros mismos y descansar, es necesario buscar actividades que nos permitan desconectar.
  • Divide y vencerás, parte las tareas en fracciones más pequeñas y fáciles de conseguir y alcanzables.
  • Cuando tengas un conflicto con un compañero, intenta solucionarlo de inmediato, no dejes que se enquisten y provoquen mayores fricciones en el futuro.
  • También debemos separar nuestra vida personal de la profesional, tiene que existir una barrera entre las dos esferas para poder sentir que desconectamos cuando salimos del trabajo.
  • Otros aspectos que nos pueden ayudar a mejorar y abandonar el burnout es cuidar la alimentación y hacer ejercicio. Una dieta correcta afecta a nuestro estado de ánimo y la práctica de ejercicio aflora la segregación de endorfinas que aumentan la sensación de bienestar.

Como hemos visto, el síndrome de Burnout es mucho más serio de lo que pueda parecer. Si no se trata correctamente puede condicionar nuestra vida laboral en todos nuestros empleos si no encontramos una forma de superarlo o contactamos con un especialista que nos ayude.

Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Sobre nosotros

People first

People first es un espacio de inspiración donde compartimos contenidos con un eje común: las personas. Desde distintas ópticas y sectores, abordamos distintos temas, tendencias y noticias de interés humano.


People first

Síguenos en

Nuestros últimos tweets

×